masthead

Breaking Bad: La teoría del caos y el efecto mariposa de Heisenberg.

Breaking Bad y la teoría del caos siempre han ido cogidos de la mano desde el comienzo de la serie. Su propio protagonista está fuertemente unido a este concepto, con impredecibles alteraciones psicológicas representadas en determinantes acciones físicas.

La ocasión en la que este principio ha golpeado con más fuerza los cimientos de la vida de nuestros protagonistas tuvo lugar en el final de la segunda temporada. Un avión con casi doscientas personas se estrelló en Albuquerque, cayendo partes del aparato en la piscina y jardín de los White. Antes el piloto había sufrido la muerte de su hija Jane. Su hija Jane, novia de Jesse, murió al ahogarse con su propio vómito en presencia de Walt, que no hizo nada para remediarlo debido a conveniencias profesionales y personales. Jane se consagró como un pilar para Jesse debido a un conflicto de intereses con el propio Walt, que le arrastró sin saberlo a esa relación. Es decir, un carrusel de acción-reacción constante que dio lugar al fatídico desenlace. Y entre medias, para más inri, Walt compartió una copa en un bar con el padre de Jane, aún reconociendo él mismo que jamás en toda su vida había ido solo a beber.

Es ahí cuando pasamos de la teoría del caos al conocido efecto mariposa, conceptos intrínsecamente relacionados desde el principio de los tiempos. De hecho, el efecto mariposa nace del caos, se alimenta del mismo para amplificar cualquier pequeño trastorno o desorden hasta magnitudes insospechadas. Y en Breaking Bad, los trastornos son abundantes y cíclicos (como argumenté en una crítica de un episodio anterior), por lo que el efecto boomerang que esto provoca siempre suscita resultados funestos y desproporcionados teniendo en cuenta la ridiculez del origen del conflicto.

Aplicado todo esto al episodio que nos ocupa, parecía que su título nos podría indicar una pista de por donde irían los tiros. Gliding Over All es un poema perteneciente a la colección poética de Walt Whitman (la doble W nunca fue casual en Breaking Bad…) Leaves of Grass. En él, Whitman habla sobre la naturaleza, el tiempo, el espacio, el alma…y de la cantidad de muertes que va a cantar. Todos pensamos que se trataba de las más que anunciadas muertes de los nueve trabajadores de Gus y Mike. Y acertamos. Pero, como siempre, en esta serie lo insignificante es clave y los detalles concluyentes. La referencia a Whitman alude a Gale y su regalo para Walt, el libro Leaves of Grass, con una especial dedicatoria al principio del mismo y que ya salió a relucir en un tenso momento de la cuarta temporada entre Hank y Walt. Escuadra y cartabón en los guiones desde el episodio uno hasta hoy, Gilligan y su equipo son ingenieros de la narrativa.

When I heard the learn’d astronomer;
When the proofs, the figures, were ranged in columns before me;
When I was shown the charts and the diagrams, to add, divide, and
measure them;
When I, sitting, heard the astronomer, where he lectured with much
applause in the lecture-room,
How soon, unaccountable, I became tired and sick;
Till rising and gliding out, I wander’d off by myself,
In the mystical moist night-air, and from time to time,
Look’d up in perfect silence at the stars.

Pero antes de profundizar en la trama Hank-Walt, me gustaría analizar la llamativa escena pre-créditos y la reaparición de la simbología de la mosca. En aquel maravilloso episodio de la tercera temporada (3×10, Fly), se llegó a decir que la mosca representaba la conciencia de Walt, su paranoia, su alma, Gus y otras interesantes teorías. Para mi, la mosca significa lo mismo ahora que en su momento, solo que Walt es Heisenberg y su recepción e interpretación de la misma es ahora totalmente opuesta. Recordemos que en aquellos tiempos, Walt atravesaba un profundo cambio y un dilema moral (la muerte de Jane) le revolvía por dentro. Estaba obsesionado por limpiar su alma de alguna manera, por retomar el control de su ajetreada vida y acabar con esa mosca era simplemente una pequeña victoria que necesitaba agenciarse, aparte de, como he dicho antes, un reflejo externo de su creciente paranoia por la seguridad.

Aquel episodio fue, finalmente, la antesala del caos que se desataría en los siguientes capítulos que, casualmente, acabaron con la muerte de Gale a manos de Jesse (otra vez Gale y la mosca unidos de alguna manera…). ¿Qué conclusiones se pueden sacar de esos breves segundos en los que Heisenberg contempla la mosca hasta que llega Todd? La anarquía y la oscuridad mental que reinan en la vida de Heisenberg no hacen más que atraer una serie de casualidades desafortunadas con resultados cada vez más penosos. Está anclado en una dinámica psicológica que promociona los pensamientos negativos, por lo que siempre está predispuesto a que suceda algo peor. Es la Ley de Murphy, literalmente. Heisenberg no es Walt, no intenta atrapar la mosca, no se angustia con la condenación de su alma o sus remordimientos, es una forma de decirnos que él no necesita combatir la casualidad ni el caos, ya que está por encima de ambos conceptos, nadando feliz en el ancho mar de la divinidad que él mismo se ha creado. Al final del 3×10 la mosca volvía a aparecer, ya que fue Jesse y no Walt quien mató a la mosca. Es decir, que es algo que siempre perseguirá al famoso cocinero de cristal de Nuevo México. También podemos ver un póster de las distintas clases de mosca y su evolución por etapas (ya lo vimos en episodios anteriores pero no en un primer plano como ahora), haciendo referencia a La Metamorfosis de Kafka y sus conexiones evidentes con la serie. Pero ciñéndonos a la season finale, nos anticipa los cambios de estado de algunos de los personajes. Lydia aparece como víctima en la reunión con Heisenberg y sale de allí reforzada y con un nuevo trato económico. Skyler ha pasado de su decaimiento constante a disfrutar de sus hijos y su marido nuevamente (quien sabe por cuanto tiempo…). Hank sufre un cambio inconsciente al final del episodio que le va a obligar a modificar su visión del Walt que conoce y de su propia existencia. Y el propio Heisenberg vuelve a ser Walt (por lo menos en apariencia) durante los últimos diez minutos del episodio. Las conversiones inestables son el pan nuestro de Breaking Bad.

Como hemos comprobado, el pasado siempre hace acto de presencia en cualquier momento para trastocar el presente. Gilligan y sus guionistas, sabedores de la cantidad de teorías que circulan por internet intentado adelantarse a los acontecimientos, han jugado un poquito con nosotros llenando el episodio de autorreferencias. Algunas meros objetos sentimentales para los protagonistas (y por ende, para nosotros), recuerdos simpáticos y, entre ellos, el libro de Walt Whitman, clave para el desenlace del episodio y, por lo tanto, de la vida de todos los enormes personajes que circulan por Breaking Bad. El dispensador de papel del baño golpeado por Walt en la temporada dos, el cuadro que mira Heisenberg en casa de de los socios de Todd (que es el mismo que tenía el psicólogo al que fue a ver Walt después de que fingiera su desaparición y le encontraran desnudo en la temporada dos), la caravana donde cocinaba con Jesse hasta la temporada tres, el plano de la manguera goteando (referencia a los pre-créditos de la temporada dos), la ya explicada aparición de la mosca, Jesse y su vuelta a la droga (que provoca una sonrisa piadosa en Heisenberg), etc. Todos ellos han formado parte de la historia de la serie de alguna u otra manera, con mayor o menor importancia, pero todos comparten algo: han sido manifestaciones externas y físicas de las transformaciones de White y Pinkman, de forma extrema en algunos casos. Es evidente que para las mentes pensantes del show era clave recuperar ese cariño por lo clásico, ese calor hogareño que sentimos todos por estos elementos, ya que nuestro cerebro, de forma inconsciente, lo relaciona inmediatamente con las escenas o episodios que han protagonizado. Esto provoca una comparación automática entre pasado y presente y que el posible shock provocado por la acción que se está desarrollando (o que se desarrollará) sea infinitamente mayor y más satisfactorio. De esta forma, el inesperado cambio de actitud (aparentemente para bien) de Heisenberg dejando salir a Walt, ha sido suavizado por la constante transición asimilativa de cara a los espectadores que han personificado esos objetos.

El sueño de emular a Gus Fring en el menor tiempo posible se está cumpliendo y nada le detiene. Para muestra, la magistral secuencia de asesinatos en la cárcel de los hombres del antiguo Pollo Hermano, que guarda cierta similitud con los asesinatos finales de la saga El Padrino (en especial con el momento bautizo de la hija de Michael…). Por eso mismo me cuesta creer que Walt haya sido capaz de ganar la ya clásica partida de ajedrez que Heisenberg mantiene con algún enemigo cada cierto tiempo. Qué hay de cierto en el abandono de Heisenberg del negocio? Para mi, nada o muy poco. En primer lugar, Skyler le hace ver que tienen dinero para vivir tranquilamente más de diez vidas y que ha cumplido su objetivo con creces. Para mi, donde Skyler pretende instaurar arrepentimiento y conciliación, Heisenberg ve con sus propios ojos el nacimiento de un imperio, solo que entiende que no puede seguir aireando sus fechorías a la vista de su mujer, que quiere la vuelta de sus hijos. En mi opinión, Heisenberg aprovecha la oportunidad perfecta para conseguir la vuelta de sus hijos, sacar del negocio a su mujer (ella misma dijo que le es imposible blanquear ese dinero ni siquiera con cien negocios de lavado de coches) y delegar algo más en Todd y Lydia, ahora que puede permitírselo económicamente. No me cabe en la cabeza que consiga un acuerdo millonario con Lydia y antes con los socios de Mike para dejarlo todo sin más. A parte, no veo factible que esos socios, gangsters de verdad, consientan que su mayor fuente de ingresos se retire a vivir su vida dejándolos tirados.

En el montaje musical en el que suena “Crystal Blue Persuasion”, de Tommy James & The Shondells, se muestra como el negocio funciona como un reloj. Lydia, Todd, Skyler, los socios de Mike, Saul…ya tiene una red profesional de narcotráfico operativa y con beneficios cuantiosos. La única prescindible de ahí es Skyler y ya la ha sacado fuera, para qué abandonar todo ahora? Además, si está retirado…qué le hace imprescindible como para no ser asesinado? Para qué pagar el sueldo de alguien qué está fuera y vive de las rentas? Heisenberg está en el negocio, de forma presencial, pero está. Desgraciadamente para él, lo que también está de vuelta es el cáncer. Y eso también influye en su actitud y manera de pensar. Ya en la escena pre-créditos del 5×01 le vimos tomando pastillas de nuevo (he leído por ahí que el que tenga pelo descarta el cáncer…el cáncer no hace que se te caiga el pelo, si no la quimioterapía) y aquí vemos porque, en un inquietante y breve plano de apenas treinta segundos. El cáncer es algo del pasado y, tal como hemos dicho antes, este es un episodio dedicado en parte al pasado. Heisenberg saca a Walt del baúl donde estaba secuestrado y mantiene una nostálgica conversación con Jesse, alguien a quien realmente aprecia y siente como un hijo. Por ello le devuelve lo que es suyo, su parte de las ganancias (y seguramente algo más) y la ocasión de recordar viejos tiempos, a modo de Pat Garrett y Billy The Kid. Su definición de inercia no puede ser más peckinpahiano, lleno de triste lirismo. Acto seguido anuncia a Skyler que deja el negocio de la droga y vuelven (ahora si que parece que por última vez) la comidas familiares en el patio de los White (cuya piscina merece un análisis propio…).

Breaking Bad ha sufrido varios puntos de no retorno en sus cinco temporadas, pero el que se produce en el último minuto de este episodio es definitivo, ya que Heisenberg queda al descubierto ante la última persona con la que debería haberlo hecho: su cuñado y agente de la D.E.A. Hank Schrader. Todos sabíamos que este momento iba a llegar, la serie necesita este duelo así como reclama el enfrentamiento Walt-Jesse, que doy por seguro que también llegará en algún momento en los ocho capítulos finales. Es curioso como es descubierto Walt (paso a llamarlo Walt nuevamente porque por fuera lo es…otra cosa es por dentro). Después de todos los esfuerzos por impedir ser atrapado, de eliminar pruebas y testigos, de meses de situaciones desesperadas ante Hank y la D.E.A. en sus propias oficinas, de investigaciones concienzudas de su cuñado…este descubre la dedicatoria de Gale a Walt en un libro de Walt Whitman…en su casa…en su baño.

Esto es puro Breaking Bad y justifica mis dos extensos primeros párrafos. Walt se ha desecho de todo y de todos los que le incriminan pero ha sido incapaz de deshacerse de una prueba de su relación con el mundo de la droga simplemente por una dedicatoria que alimenta su hambriento ego. Su orgullo le ha condenado y ha impedido una (injusta por otra parte) redención que posiblemente hubiera tenido lugar de cara a la galería, muriendo de cáncer dentro de un año como un esposo, padre y trabajador ejemplar. Ahora jamás morirá así y depende de Hank, de su propia familia, como hacerlo. Ahora la papeleta es para Hank que, por cierto, cuando descubre la identidad de su Heisenberg, se encuentra semidesnudo y defecando en el baño de su objetivo. Parece mentira pero la psicología encuentra explicaciones para todo, ya que soñar con defecar en una situación incómoda (que me maten si esta no lo es…) significa dificultades, peleas con la familia, problemas con deudas pendientes (Walt pagó su tratamiento, aunque él no lo sepa), soledad e incomprensión por parte de sus allegados. ¿Es posible qué nadie crea a Hank al acusar a Walt? ¿Puede ser que Marie, Skyler y sus hijos ignoren a Hank? La verdad, me cuesta mucho creerlo, ya que Hank goza ahora de bastante crédito tras su acierto con Gus y no me imagino a nadie creyendo antes la historia de adicción al juego de Walt antes que al héroe de la D.E.A., mucho menos con una prueba como el libro de Whitman. Puede ser que Walt aduzca qué Gale simplemente le admiraba como químico? Es posible pero un perro con el olfato de Schrader pronto encontrará alguna evidencia que incrimine a Walt. Sin embargo, tengo mis dudas de que Hank se lance a degüello contra él, ya que hay que pensar en los daños colaterales. ¿Qué pasa con Skyler y su lavadero de coches? ¿Y Ted, testigo de todo y aún vivo? ¿Qué futuro tendrían sus sobrinos Walter Junior y Holly con sus dos padres en la cárcel? ¿Qué pensará Marie como hermana de Skyler? ¿Y si Hank presiona a Jesse o Saul para qué canten? Y si Walt contraataca argumentando qué puede ser cómplice ya que su tratamiento está pagado con dinero de la droga? Intentará ir tras dentro o fuera de los márgenes de la ley tipo Heat? Siendo Walt responsable de la muerte de Gus, Mike, Los Nueve, que fue el responsable indirecto de su lesión de columna, del intento de suicidio de Skyler… ¿qué coño hará Hank?

Para mí la respuesta está en el diálogo que mantienen Hank y Walt en este mismo episodio. Hank le cuenta a Walt que de joven trabajaba marcando árboles para que luego otro equipo los talase. Hank está harto de perseguir monstruos y a Walt no se le ocurre otra cosa que decir que le encantaba ir de camping. Puede ser qué Hank marque el terreno para que Gomez u otros agentes de la D.E.A. vayan a por Walt y permanecer él en la sombra? Puede ser que el propio Hank advierta a Walt y le de unos días de ventaja para que huya? Puede ser que la escena pre-créditos del 5×01 no sea Walt huyendo de Hank o Jesse sino Walt protegiéndose de alguien como Todd o los socios de Mike, ya que al huir habrá tenido que dejar el negocio? Se enterará Jesse por fin del tema Jane, Brock o Mike? Si tenéis pensado procrear en Septiembre, os recomiendo aplazarlo un tiempo, ya que en nueve meses exactos se resolverán estos interrogantes y es poco aconsejable ver la mejor serie de la historia (con The Wire y Sopranos) con un bebé entre brazos, por lo que pueda pasar…

  • http://www.facebook.com/moni.corona.9 Moni Rodriguez Corona

    Buenísimoooo!

  • tuko

    Brillante!

    Sólo una precisión si se me permite: el padre de Jane, Donald Margolis, era controlador aéreo, no piloto.

  • Paula

    el ego insaciable que hace que Hank descubra a Walt se podría comparar con la sed de venganza que hizo que Gus decidiera matar con sus propias manos al tio Salamanca, muriendo finalmente! excelente tu artículo!